Diciembre de 2015: una época en la que todo el mundo contemplaba las resoluciones de Año Nuevo. Come sano. Hacer ejercicio regularmente. Dejar de fumar. Todos hicieron mi lista. Pero también juré sumergirme en una lengua familiar pero extranjera: el español. Habiendo crecido en un país colonizado por los españoles durante 300 años, y ahora viviendo en el segundo país de habla hispana más grande del mundo, necesitaba finalmente dominar el idioma. Mi deseo y curiosidad me llevaron a pasar horas en Internet. Guiado por mi pasión por la cultura y la cocina, quería viajar a un país en el que nunca había estado. Un lugar con comida deliciosa, por supuesto. Un lugar donde nadie me conocía. Y donde la gente no hablaba mucho inglés. Hice una encuesta en Facebook para que mis amigos pudieran ayudarme a decidir. Lima, Mendoza y Santiago fueron contendientes. Pero una mayor investigación condujo al descubrimiento de Nueva Lengua en Colombia.

Me decidí por la capital, Bogotá, una ciudad de 8 millones de habitantes. Los Rolos hablan una forma muy neutral, clara y gradual del español latinoamericano. Por supuesto, tienen una buena cantidad de modismos y jergas, pero estas son cosas que le dan sabor a cada lugar.

Nueva Lengua es una escuela de idiomas íntima que está convenientemente ubicada en el barrio de Quinta Camacho. Me ofrecieron emparejarme con una familia anfitriona, pero opté por tener mi propio apartamento en Chapinero, a unos 10 minutos a pie de la escuela. Siendo neoyorquino, prefiero caminar al transporte público. Afortunadamente, solo tomé su sistema de transporte público, Transmilenio, una vez para vivir la experiencia. (Es el sustento de la ciudad, pero es una experiencia agotadora estar empacado como sardinas).

En mi primer día, me ubicaron en una clase muy pequeña de tres: Lukas, Kasper y yo. Y finalmente avanzamos al siguiente nivel, en una clase de seis a siete estudiantes. Fue genial aprender de todos: sus preguntas, sus historias e incluso sus errores. Los profesores siempre fueron alentadores. Eran serios pero casuales. Las clases se dividieron en dos partes: gramática y conversación. Además, el personal de Nueva Lengua creía que aprender español no debería limitarse únicamente al salón de clases. Entonces aprovecharon su rica cultura colombiana. Desde bailar cumbia, hacer arepas o tocar tejo, siempre hubo algo divertido y memorable que nos ayudó a mejorar nuestras habilidades en español. Y siempre, la risa fue un lugar común y la camaradería palpable.
Marzo de 2016. Aunque estoy mejor, casi no hablo con fluidez. Sí, he aprendido saludos. He aprendido sobre infinitivos. Incluso he aprendido algo de jerga. Pero al volver a casa, me di cuenta de que no solo aprendí español. Aprendí que tengo un lugar especial en mi corazón para Bogotá. Para Nueva Lengua. Y por todos los nuevos amigos que he hecho y que extraño todos los días. Ojalá me quedara más tiempo. Pero ya me prometí que pronto volveré.
Lo Prometo…Juan

Este articulo originalmente fue escrito en Inglés

Todos los artículos de este blog han sido escritos por los profesores de nuestra escuela y por estudiantes de diferentes países que viajaron a Colombia para aprender español.
“ Viaja tu también y estudia español en NUEVA LENGUA

Síguenos en nuestras redes sociales:

     

Estudiar Español Nueva Lengua Bogotá
Estudiar Español Nueva Lengua Cartagena

VIDEOS RELACIONADOS

MEDELLÍN – GUADUAS